Compliance Laboral



El compliance es una función independiente dentro de la organización que nos va a permitir identificar, asesorar, alertar, monitorear y reportar los riesgos de cumplimiento dentro del marco de la organización. Estos riesgos pueden ser el de recibir sanciones, sufrir pérdidas financieras o pérdidas de reputación como consecuencia de incumplimientos legales o regulatorios. El compliance laboral ayudará a tu organización a definir normas y estándares de auto-regulación, así como, los códigos de conducta aplicables a sus actividades.


En el ámbito laboral, la necesidad de vigilar y gestionar el riesgo por incumplimiento normativo dentro de las empresas y organizaciones es mayor, debido no solo a la creciente complejidad y volumen de producción normativa socio-laboral (leyes, reglamentos, convenios colectivos, etc.) sino también, debido a la mayor diversidad y nuevas formas de actuación de las propias organizaciones y sus empleados.


La importancia de la elaboración e implantación de estos sistemas de auto-control en el ámbito laboral estriba fundamentalmente en la necesidad de prevenir, detectar y gestionar los riesgos asociados al incumplimiento normativo en el ámbito laboral. Todo ello, máxime cuando las actuaciones en el orden social están sometidas al control, no solo de jueces y tribunales, sino también y de forma especial por parte de la Administración Pública, a través de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Entidades con facultades para levantar actas de liquidación y/o sanción ante dichos incumplimientos.


La misión fundamental del compliance consiste en la prevención y gestión del riesgo asociados a eventuales incumplimientos normativos en cualquier área de la empresa, incluida la referida a las obligaciones de naturaleza socio laboral.


Cuando hablamos de compliance laboral, nos referimos específicamente a la prevención de incumplimientos en materia de obligaciones normativas en el ámbito laboral como por ejemplo en materia de condiciones de trabajo, derechos fundamentales de los trabajadores, seguridad y salud laboral, uso de nuevas tecnologías en el ámbito de trabajo, protección de datos personales en el marco del contrato de trabajo, etc.


En cuanto a los beneficios de aplicar programas de compliance laboral, no solo tiene como beneficio o ventaja inmediata una mayor protección frente a posibles incumplimientos o comportamientos no deseados dentro de la empresa, sino también un refuerzo de marca y reputación de la organización conllevando una mayor confianza de accionistas, clientes proveedores y empleados.


Pero otro de los beneficios inmediatos de implementar específicamente un sistema de compliance laboral es lograr un mayor conocimiento de la propia organización. Este conocimiento, no solo alcanzaría a los aspectos específicos de forma directa, sino también de manera indirecta obtendríamos una información muy valiosa de la situación de la organización; la relación e intereses entre los distintos grupos de poder e influencia existentes en la misma (Stakeholders, administradores, mandos directivos e intermedios, representantes de los trabajadores, etc.).


Igualmente nos permite identificar con seguridad el concreto grado de cumplimiento de las obligaciones laborales y de seguridad social de la organización mediante sistemas de control de legalidad y Check-list. Con estos sistemas estableceríamos los oportunos protocolos de actuación ante los posibles riesgos de incumplimiento detectados o bien para prevenir que no se produzcan en el futuro. Para ello se incluirán procesos de monitorización y mejora continua, con posibilidad de reacción ante cambios organizativos o legislativos que pudieran modificar el mapa de riesgos inicialmente elaborado.


La cultura de compliance se ha de entender como el conjunto de valores, ética y creencias de una empresa que desembocan en la elaboración de normas de comportamiento.


Los principios generales del sistema de gestión de compliance laboral son:

  • Liderazgo y compromiso de la dirección.
  • Planificación, Políticas, objetivos y estructuras de compliance.
  • Identificación y análisis de los riesgos por incumplimiento.
  • Controles y sistemas de reporte.
  • Gestión de los riesgos de cumplimiento, acciones correctoras.
  • Evaluación y seguimiento (monitoring).

La organización debe de establecer cuáles son los objetivos que se pretendan lograr con la implantación del programa de Compliance. Estos deben de ser coherentes con la política de la organización.


Los objetivos a conseguir con el programa de compliance han de ser:

  • Medibles
  • Realizables
  • Alcanzables
  • Sujetos a seguimiento
  • Comunicados
  • Actualizables.